24
MAR
2011

¿Cuestión de actitud?

Estaba un anciano a las afueras de su pueblo, sobre una colina,  cuando llego un viajero que le preguntó:

– Óigame señor, la gente de este pueblo, ¿cómo son?,

El anciano lo miró y le dijo:

– Los del pueblo de donde viene, ¿cómo son?,

A lo que el viajero contestó:

– “Son muy mala gente, no respetan nada ni a nadie”.

El anciano hizo un silencio y le dijo:

– Los de este pueblo son iguales.

Unos minutos después, llegó otro viajero y dirigiéndose al anciano le preguntó.

– Buen hombre, la gente de este pueblo, ¿cómo son?,

El anciano lo miró y le dijo:

– Los del pueblo de donde viene, ¿cómo son?,

A lo que el viajero contestó:

– “Son gente magnífica, respetables, trabajadores y buenos vecinos”.

El anciano hizo un silencio y le dijo:

– Los de este pueblo son iguales.

Nota: No recuerdo el autor de este cuento, estoy intentando recuperarlo. Cuando lo tenga no dudes que lo publicaré. Gracias.
Escuela Del Factor H
Creemos en el potencial de desarrollo de todas las personas y organizaciones. Creemos en la necesidad de aunar el desarrollo de las personas dentro de la perspectiva de los objetivos estratégicos de las empresas.
  1. lola Responder
    Todo es cuestión de actitud? en general lo creo pero no todo; quizá no he entendido bien el cuento.. Besos
    • bedmarcoach Responder
      Querida hermana, me dijo un amigo hace años que explicar un cuento es como masticarle la comida al otro. Quizás por exceso de celo, no he escrito un pequeño contexto que se hacía necesario. Cuando recordé este cuento, pensaba en esos periodos de nuestra vida en los que no estamos cómodos, felices en ninguna parte... También pensaba en todas las personas que hoy, con los tiempos que corren, querrian estar en cualquier parte menos donde están.... Todo no es actitud, claro, hay sitios donde es mejor no ir o estar, personas que es mejor tenerlas a distancia... pero en muchísimas ocasiones la solución está en nosotros. ¿Te ha pasado alguna vez?.
  2. Tere Responder
    A mi ha pasado. La actidud positiva profundamente arraigada en el convencimeinto propio de que es lo mejor que te está pasando (por supuesto cuando la situación no comporta nada que esté dañando), genera en tu entorno una respuesta positiva. Pero has de sentirte afortunado y seguro de que lo que vas a transmitir es realmente como tú te sientes. Por eso hay que buscar la solución dentro de uno mismo primero.
  3. lamariposayelelefante Responder
    La realidad es percibida de manera distinta por cada cual. Nuestras actitudes son las gafas con las que vemos el mundo. Frente a situaciones parecidas las personas reaccionan de manera diferente. "Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos", Eduardo Galeano.

Comentar

*

captcha *